Venezuela: caen un 89,9% las ventas de vehículos nuevos

Venezuela: caen un 89,9% las ventas de vehículos nuevos

La venta de vehículos nuevos en Venezuela ha experimentado una caída del 89,9 por ciento en el mes de  febrero, de acuerdo con el informe publicado el pasado viernes por la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez).

Según el boletín mensual de Cavenez, el mes pasado apenas se lograron comercializar en el país sudamericano 817 autos nuevos, lo que equivale a 7.241 unidades menos que en el mismo periodo del año anterior. En febrero de 2013 salieron de los concesionarios venezolanos 8.058 vehículos.

Los datos del segundo mes del año evidencian la escasez y la debacle en el sector automotriz. Del total de vehículos nuevos comercializados en febrero, 811 coches fueron ensamblados en el país y solo 6 fueron importados.

Cavenez ha detallado en su informe mensual que entre febrero y enero de este año se han vendido 1.539 vehículos, 1.519 nacionales y 20 importados, mientras que en el mismo periodo de 2013, las ventas alcanzaron las 13.600 unidades, 6.135 nacionales y 7.465 importados. Estos datos suponen una caída del 88,7 por ciento.

Cavenez agrupa siete firmas ensambladoras de vehículos: Ford, General Motors, Mack de Venezuela, Toyota, Chryler, MMC Automotriz e Iveco. En el pasado febrero, la empresa que registró la mayor cantidad de automóviles vendidos fue Toyota,con un total de 313 vehículos, seguida por MMC Automotriz de Venezuela, con 302 coches.

Los modelos de vehículos más vendidos durante este mes fueron el Toyota Terios (140) y el Mitsubishi Lancer (136), mientras que modelos como el Ford Fiesta y el Aveo de General Motors, que lideraron el mercado automotriz nacional durante los últimos meses, no registraron ventas en febrero.

Las plantas ensambladoras se encuentran, actualmente, en una situación crítica debido a la deuda en dólares que mantienen con sus casas matrices.

Enrique González, presidente de Cavenez, ha indicado que la drástica caída de la producción privada obedece al gran nivel de deuda con los proveedores internacionales, por los atrasos en la escasa oferta de divisas entregada a los privados.

Algunas empresas se han quedado sin material de ensamblaje, como el caso de Toyota de Venezuela, que tomó la decisión de paralizar de forma indefinida sus operaciones el pasado 13 de febrero. Otras compañías, como Ford Motor de Venezuela, apenas están trabajando tres días a la semana.

En el caso de las compañías importadoras. la situación es igual de preocupante, ya que el Gobierno venezolano no ha aprobado las licencias de importación, y las automotrices no disponen de vehículos para ofrecer a la venta.

TAGS: , , , ,

Deja tu comentario

Se el primero en dejar un comentario.

Deja tu comentario


*


siete − 5 =