Los contribuyentes españoles se empobrecen

No Comentado

gastos

Los contribuyentes son más pobres que el año pasado. Esto se deduce de los datos aportados por Hacienda tras finalizar la Campaña de la Renta: han recibido menos dinero por su trabajo declaran unos ingresos de 22.499 euros al año.

Los intereses bancarios también se han reducido y se han deducido menos dinero por desgravaciones como la vivienda. Además, cada vez más españoles tienen que abonar dinero Hacienda en la Campaña de la Renta, frente al de quienes el fisco les debe devolver dinero. Así se desprende de las Estadísticas de los Declarantes del IRPF, relativa al ejercicio 2010, y que la Agencia Tributaria acaba de hacer público, el último día en que se puede liquidar la Renta correspondiente a 2011.

El empobrecimiento de la población es generalizado y sacude a todas las partidas que los contribuyentes declararon el año pasado con los datos de los ingresos percibidos durante 2010. En primer lugar, porque los rendimientos del trabajo vuelven a caer. De media, cada español declaró un salario (trabajo, pensiones, prestaciones por desempleo, etc.) de 22.499 euros, esto es, un 0,42% menos que en la campaña anterior, cuando alcanzaban los 22.596 euros al año. Estas cifras contrastan con otras estadísticas oficiales, como las de la Encuesta de Estructura Salarial (INE) en la que se indica que el salario medio de cada español se situó en los 22.790 euros por ciudadano, es decir, casi 300 euros más de lo que se declaró en el IRPF en ese ejercicio.

Los datos publicados por Hacienda también muestran un empobrecimiento continuo de la mayor parte de las partidas de la Declaración. Por ejemplo, los rendimientos del ahorro (los generados por las cuentas corrientes, depósitos, dividendos, etc.) han caído de forma brusca. Mientras que en 2009 cada español declaró, de media, casi 1.500 euros en intereses,durante 2010 esa declaración cayó hasta los 1.155 euros. En el caso de los contribuyentes con ingresos medios (hasta 21.000 euros al año), la media de las percepciones por activos mobiliarios apenas superó los 600 euros, mientras que un gran contribuyente (más 150.000 euros) percibió 32.091 euros, de media, a través de este tipo de productos.

Tampoco fue 2010 un buen año para desgravarse por diversos conceptos, como el de la vivienda, uno de los beneficios fiscales más utilizados por los contribuyentes.  En el tramo estatal, la deducción por este concepto superó los 2.200 millones de euros en las declaraciones de 2010. Pero, un año antes, esta desgravación había permitido deducirse más de 3.300 millones de euros a los españoles. La causa se encuentra, entre otras, en la caída de tipos de interés que se registró en 2010, lo que supuso un menor abono de intereses y, por tanto, una menor cuantía en las hipotecas.

También destacan otros datos relativos al comportamiento tributario de los españoles, como que el número de contribuyentes que se pasaron de la tributación conjunta a la individual fue de 130.000 personas.

Todo para, al final, cerciorarnos de que cada vez menos contribuyentes reciben dinero tras liquidar su IRPF y, al contrario, cada ejercicio son más los españoles que deben saldar cuentas en beneficio de Hacienda. En 2010, 18,9 millones de contribuyentes recibieron una devolución media de 243 euros. Un año antes, eran casi 19,1 los millones de españoles a los que el fisco les había devuelto una media de 312 euros.

 

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

Abanca supera los requerimientos de capital para 2018 noticiasbancarias.com/bancos/…

Ayer del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress