Caja Rural de Extremadura deja el Grupo Cooperativo Ibérico

No Comentado

 Caja Rural de Extremadura deja el Grupo Cooperativo Ibérico

Caja Rural de Extremadura ha decidido dejar el Grupo Cooperativo Ibérico, “sin penalización de tipo alguno”, y con el “mutuo acuerdo” de los otros dos integrantes del SIP, Caja Rural del Sur y Caja Rural de Córdoba.

Así se estipula en un protocolo de intenciones firmado entre las tres citadas entidades la pasada semana, según han dado a conocer en rueda de prensa conjunta el lunes 22 en Mérida el presidente de Extremadura, José Antonio Monago; el presidente de Caja Rural de Extremadura, Román Prieto; el presidente de Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios; y el presidente de Caja Rural de Córdoba, Manuel Enríquez.

La salida del SIP por parte de la entidad extremeña deberá ser permitida de forma definitiva a partir de ahora por el Banco de España, después de que aquélla presente un plan de viabilidad propio.

Román Prieto ha explicado que las “culturas financieras” de las tres entidades que han conformado el Grupo Cooperativo Ibérico son “diametralmente opuestas”, y ha insistido en que la salida de Caja Rural de Extremadura del mismo se producirá “de forma ordenada y amistosa”.

En la misma línea, ha explicado que tras casi dos años de “convivencia financiera” las entidades que han conformado el SIP se han “dado cuenta” de que “no” pueden continuar por el “camino” estipulado inicialmente. “Porque no tenemos la idea de negocio enfocada exactamente de la misma manera”, así como “porque el personal está formado pero de manera distinta” en las tres entidades, ha explicado Prieto como algunas de las razones para la ruptura del SIP.

Asimismo, ha recalcado la “posición de solvencia” que según ha apuntado mantiene la entidad extremeña. “Podemos mantenernos solos con los niveles de solvencia que exige la normativa bancaria”, ha sentenciado Prieto, quien ha destacado que si los otros integrantes del SIP hubiesen hecho efectiva la aplicación de las “penalizaciones” contempladas en caso de salida de dicha agrupación –cifrada en unos 24 millones de euros–, entonces se hubiese hecho “inviable” el abandono de Caja Rural de Extremadura.

En cuanto al futuro próximo de esta entidad, ha resaltado que una vez que el Banco de España autorice la salida del SIP comenzará la fase en Caja Rural de Extremadura para decidir si continúa su andadura en solitario o acompañada.

En cualquier caso, ha subrayado que la decisión que se adopte será “la que más convenga a la comunidad autónoma de Extremadura” que, según ha añadido, “posiblemente” sea “coincidente” con la de la propia entidad, con el objetivo de “intentar hacer una caja rural en Extremadura fuerte, fortísima”.

Como opciones para el futuro, Román Prieto ha citado un posible acuerdo con Caja Rural de Almendralejo como “una opción muy válida” pero “no la única”.

Por su parte, el presidente extremeño, José Antonio Monago, ha defendido la salida de Caja Rural de Extremadura del SIP con el argumento de que “se trabajó” (en el momento de la suscripción del SIP) “con unas condiciones que en estos momentos han cambiado con el paso del tiempo”, motivo por el cual ahora “hay que abordar un cambio de estrategia y de planificación”.

“Hay que desandar lo andado”, ha aseverado Monago, quien ha resaltado que la decisión de que la entidad extremeña abandone el SIP cuenta con el “consenso” de sus tres integrantes, “porque se entiende que es lo mejor para las partes” y para “apuntalar el futuro” de las mismas.

En cuanto a la decisión definitiva que deba adoptar el Banco de España sobre la salida extremeña del SIP, Monago ha señalado que dicha entidad nacional “va a entender las razones” porque “es la voluntad de las partes”, y ha insistido en que él “no” contempla “otra opción” que no sea la de autorizar el abandono de Caja Rural de Extremadura del Grupo Cooperativo Ibérico. “No se pone en peligro a los otros integrantes”, ha espetado también el presidente extremeño.

A su vez, el presidente de Caja Rural del Sur y también del SIP, José Luis García Palacios, ha subrayado la “voluntad” de su entidad financiera de que se produzca una “separación amistosa” por parte de Caja Rural de Extremadura. “Lo mejor para todos es la disolución de un matrimonio del que todos hemos aprendido muchas cosas”, ha sentenciado.

García Palacios ha resaltado igualmente que su entidad facilitará la salida de la caja extremeña del SIP con la “renuncia” a que los otros dos integrantes reciban las penalizaciones que pudieran derivarse del contrato inicial suscrito, y que se cifran en unos 24 millones de euros.

“Ellos (Caja Rural de Extremadura) querían, y es lógico y legítimo, tener la responsabilidad de los créditos que se vayan a dar aquí (en Extremadura), pero nosotros (la entidad central del SIP) tenemos que fiscalizarlo, porque al final los últimos pagadores somos nosotros”, ha explicado.

“Nosotros comprendemos que ellos quieran ser responsable de sí mismos, pero también tendrán que ser responsable de los fallidos que puedan ocurrir, y entonces lo mejor es amistosamente separarnos”, ha explicado García Palacios.

“También hay vida fuera del SIP”, ha añadido, al tiempo que ha incidido en que su entidad “no” va a “poner chinitas” para la salida de Caja Rural de Extremadura. “Me parece que es de inteligente no tirarnos de los pelos, me parece que es de inteligente irnos de la mano, ayudarles a salir (a Caja Rural de Extremadura) y ayudarnos el día de mañana si es preciso”, ha reiterado.

A su vez, el presidente de Caja Rural de Córdoba, Manuel Enríquez, ha señalado que su entidad apoya que Caja Rural de Extremadura abandone el SIP por considerar que “es el camino adecuado”.

Asimismo, ha recalcado que existen por parte de su caja “intenciones claras de allanar el camino” para que la “unión de voluntades” relativa al abandono extremeño sea “convincente” a “todo tipo de entidades” (en alusión a que es ahora el Banco de España el que debe determinar de forma definitiva la salida de Caja Rural de Extremadura).

En esta misma línea, Román Prieto ha argumentado que “los perros no se pueden juntar a pedradas”, y ha reconocido también que él cree que Caja Rural de Extremadura “nunca debió entrar” en el SIP con las otras dos entidades andaluzas, al tiempo que ha añadido que la adhesión fue un “acuerdo” del consejo rector de la entidad extremeña.

Asimismo, Prieto ha invitado “sobre todo” a los extremeños a que consideren a partir de ahora que Caja Rural de Extremadura es una entidad “por y para Extremadura”.

 

En : Cajas

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

Los Montes de Piedad prestan más de 80 millones noticiasbancarias.com/economi…

Hace alrededor de 6 horas del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress