Bankia bloquea pago de blindaje de Barcoj

No Comentado

Bankia, presidida por José Ignacio Goirigolzarri, ha ordenado no abonar los 4,5 millones de euros que le corresponden como blindaje al ex director financiero de Ildefonso Sánchez Barcoj, al que despidió el pasado 17 de mayo.

Barcoj es uno de los dos únicos ejecutivos de los que ha prescindido Goirigolzarri desde que fue nombrado presidente de Bankia en sustitución de Rodrigo Rato. El otro es Miguel Ángel Soria, el que fuera responsable de auditoría, cuya salida no se ha visto rodeada de la polémica que afecta al despido del director financiero.

Bankia ha declinado hacer ningún comentario y quiere evitar a toda costa el pago del blindaje de su contrato. Barcoj percibía un sueldo de 1,5 millones de euros, que se acompañaba de una indemnización de 4,5 millones en caso de que se prescindiese de sus servicios. Un “importe correspondiente a 45 días de salario por año de trabajo con un máximo de 42 mensualidades (por relación ordinaria previa, Estatuto de los Trabajadores)”.

 

Ese era su salario y su compensación hasta que entró en vigor a principios de febrero el real decreto del ministro Luis de Guindos en el que se limitada la nómina de los directivos cuyas entidades habían recibido algún tipo de ayuda pública. Tal era el caso de Bankia, cuyo presidente, consejero delegado y resto de cúpula directiva vieron como sus ingresos se reducían a 600.000, 300.000 y 150.000 euros, respectivamente. Tras la nacionalización total, la nómina aún se reduce a la mitad en el caso del presidente.

 

Amparado en esa normativa, Goirigolzarri quiere evitar desembolsar los 4,5 millones que tenía firmados Sánchez Barcoj y que el exdirectivo reclama como propios. Un mes después de su destitución, Bankia no le ha pagado el blindaje, que está bloqueado en la comisión de nombramientos y retribuciones, cuyo presidente es Joaquín Ayuso. El vicepresidente de Ferrovial se escuda en un estudio solicitado a Garrigues para eludir el pago, que socialmente sería considerado un escándalo debido al coste para el Estado de la intervención de la entidad y la pérdida del ahorro de más de 300.000 inversores y clientes particulares.

 

De momento, Barcoj se ha refugiado en la Obra Social de Caja Madrid, donde Rato, que continúa como presidente de la caja, lo ha contratado con funciones de director general. Allí tiene su despacho, hecho que ha provocado un hondo malestar en Goirigolzarri y su equipo directivo.

 

Hasta el momento, los directivos que han ido saliendo de Bankia han renunciado a su indemnización. Así lo ha hecho hasta Rodrigo Rato, que tardó un mes y cinco días en dar por perdidos sus 1,2 millones siempre y cuando Goirigolzarri le permita trabajar para otro banco de forma inmediata. De esta manera, aceptaría ceder su compensación –pese a que oficialmente cesó él de sus funciones- si se anulara la cláusula que le impide incorporarse a otro grupo de la competencia en un plazo de dos años.

 

En la carta, fechada el 12 de junio y que fue enviada a las agencias de noticias, Rato pide “que se manifieste expresamente por la sociedad la renuncia a su aplicación, con todas las consecuencias que de ello se derivan, incluida la no percepción (…) de la indemnización prevista en la citada cláusula”. Bankia todavía no se ha pronunciado sobre esta petición del exministro de Economía, cuyo caso también está en la comisión de retribuciones.

Días antes de la decisión de Rato, el exvicepresidente de Bankia, en representación de Bancaja, Francisco Pons, había renunciado a “cualquier posible indemnización o compensación económica” que le pudiera corresponder por la extinción de su relación mercantil con la entidad. Pons apenas estuvo unos cuatro meses en el cargo, en sustitución de José Luis Olivas.

La semana pasada, el director financiero de Bancaja, Aurelio Izquierdo, rehusó a percibir sus derechos de prejubilación de 6,28 millones de euros derivados del contrato suscrito por su nombramiento como director general de la caja en septiembre de 2007, aunque mantiene la pensión que le corresponderá cuando se jubile, de 7,6 millones. Izquierdo, uno de los ejecutivos señalados como responsables de la quiebra del grupo, tenía una liquidación que ascendía a 14 millones de euros.

 

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

El gasto en pensiones sube un 3%, y llega a los 8.790 millones noticiasbancarias.com/economi…

Hace alrededor de una hora del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress