Banco Popular ofrece canjear participaciones preferentes por bonos convertibles en acciones

No Comentado

Banco Popular ha decidido sumarse a las maniobras lanzadas por otras entidades cotizadas para dar una solución a los titulares de las hoy tan impopulares participaciones preferentes y a la vez convertirlas en un instrumento que sí compute como capital de la máxima calidad.

La entidad se asegura así el cumplimiento de las ratios mínimas que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha impuesto a la gran banca para este verano y evita la polémica que desde hace meses enfrenta a la banca con los titulares de las preferentes, que invirtieron en un producto complejo que ahora mantiene atrapado su capital.

La entidad que preside Ángel Ron anunció ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la próxima emisión de bonos subordinados obligatoriamente convertibles en acciones por importe de 1.130 millones de euros con los que ofrecerá –solo a sus clientes minoristas y a los de Banco Pastor– canjear las preferentes del Popular al 100% de su valor nominal (sin pérdida), por encima de su cotización actual.

El pero de la operación para el inversor está en que no podrán acceder a todas sus acciones –y por tanto venderlas para obtener liquidez– hasta dentro de seis años. El Popular sostiene que puede convertir los bonos en cualquier fecha de pago de la remuneración asociada al bono y que el inversor contará además con opciones de conversión semestrales.

Las participaciones preferentes son un producto perpetuo que las entidades las colocaban con el reclamo de que ofrecían más intereses que un depósito convencional. Mientras, la banca emisora se financiaba y mejoraba sus ratios de solvencia con ellas porque tenían la consideración de capital de la máxima calidad. Solo las entidades podían vender entre particulares los títulos de los que sus clientes querían deshacerse, en el llamado mercado secundario.

Ese mercado dejó de funcionar con el cierre del grifo del crédito y la CNMV impuso el verano pasado que la venta de las preferentes se realizase a precio de mercado (es decir, con una depreciación para el inversor). Así que los titulares de preferentes no pueden revender sus participaciones ni recuperar su inversión y a la banca le estorban porque no están consideradas capital principal, la ratio de solvencia que ahora cuenta para las entidades españolas.

Por eso se han lanzado a ofrecer operaciones de canje, para cambiarlas por otros productos como las acciones o los bonos, que computan como capital de máxima calidad, aunque esta es una vía sólo abierta a los bancos cotizados.

 

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

El FROB contrata a Nomura para la privatización de Bankia noticiasbancarias.com/bancos/…

Hace alrededor de 14 horas del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress