El pacto parasocial de Banco Sabadell se refuerza

No Comentado

Los vicepresidentes de Banco Sabadell, Isak Andic y José Manuel Lara, han decidido fortalecer su posición en la entidad mediante la compra de acciones de la entidad. Aunque la cantidad de acciones adquirido no es notable, se ha producido antes de la propuesta formal que Sabadell realizará sobre CAM.

Este movimiento es interpretado, tanto dentro como fuera del grupo, como un claro apoyo a la estrategia de crecimiento mediante adquisiciones que lleva a cabo Josep Oliu, presidente de la entidad.

Banco Sabadell necesita una operación en España para no quedarse descolgado del grupo de grandes bancos, tras el acuerdo de integración del Pastor en el Popular, su principal competidor por el liderazgo de la banca doméstica. El primer objetivo es la CAM, sobre la que debe presentar una oferta vinculante el jueves día 24, que competirá con las del Banco Santander, Caixabank, BBVA, Barclays, Ibercaja y JC Flowers.

Los accionistas más destacados del Banco Sabadell apoyan esa estrategia de crecimiento mediante adquisiciones, que ha llevado al banco al sexto puesto de la banca española (sólo por detrás de Banco Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Banco Popular), comprando más títulos del banco.

Así, el propietario de Mango, presidente del Instituto de la Empresa Familiar y vicepresidente del Banco Sabadell, Isak Andic, ha consolidado su posición como primer accionista del banco con la adquisición, el pasado 14 de noviembre, de 16.500 títulos del banco. A 2,4 euros por acción, la inversión asciende a 39.600 euros.

Andic controla una participación que supera el 7% del Banco Sabadell (el 5,003%, a través de la sociedad Mayor Vent), muy por encima del resto del núcleo duro. Éste, creado por Oliu en agosto de 2006 para comprar la participación en el banco que estaba en manos de ‘la Caixa’ (12,45%) y para tener un grupo estable que controlara más del 15% del capital, está formado por otros empresarios catalanes, como José Manuel Lara (Planeta), Héctor María Colonques (Porcelanosa), Miguel Bosser (dueño del grupo que lleva su apellido) y Joaquín Folch-Rusiñol (Pinturas Titán), conocido como el pacto parasocial de la entidad, que en agosto renovó su acuerdo por otros cinco años.

El dueño de Mango no ha hecho más que seguir los pasos del también vicepresidente del Banco Sabadell y presidente del Grupo Planeta y de Antena 3, José Manuel Lara. Éste, a principios de mes, adquirió 9.680 títulos, a precios que oscilan entre un máximo de 2,5 euros y un mínimo de 2,47 euros, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Una inversión de 24.200 euros.

La relevancia de estas compras de acciones no está en la cantidad, sino en el momento elegido para hacerlas, y en el mensaje que suponen de apoyo a la estrategia compradora impulsada por Oliu desde que lleva la gestión del Sabadell: NatWest (actual Solbank), Herrero, Urquijo, Atlántico y Guipuzcoano.

Al Sabadell le interesa la CAM no sólo para reducir distancias con su principal competidor, el Banco Popular. La entidad alicantina tiene una red de sucursales con una fuerte presencia en la Comunidad Valenciana y todo el corredor del Mediterráneo, una de las zonas estratégicas del mercado español. Por ese motivo, también muestra interés por el Banco de Valencia, una entidad mucho más pequeña y, por tanto, de mejor digestión, sobre todo si no sale ganadora la oferta del Sabadell por la CAM.

En este sentido, los movimientos de los mayores accionistas del Sabadell tienen especial relevancia porque el próximo jueves el grupo que preside Josep Oliu tiene que presentar su oferta vinculante, y el plan de negocio correspondiente, para la CAM, y competir con las propuestas que hagan Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Ibercaja, Barclays y JC Flowers. No es fácil tomar la decisión de comprar una entidad que hasta septiembre ha perdido 1.731 millones de euros, que tiene una morosidad del 20,8% (casi el 50% en créditos a promotores inmobiliarios) y una cobertura de ésta que apenas llega al 36%, según hechos públicos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) el pasado viernes.

A finales de octubre, Banco Sabadell adquirió los servicios del Banco Nomura. Nomura era el asesor de la antigua directiva de CAM y que, actualmente, se encuentra investigado por la Fiscalía Anticorrupción. Finalmente, no pudieron encontrar un comprar y no evitó la intervención del Banco de España.

El equipo español de la entidad japonesa está liderado por Francisco Sánchez Asiaín, que participó en la creación de Banco Base cuando CAM, Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura acordaron la integración de sus negocios bancarios. Tras la ruptura el pasado mes de marzo, Modesto Crespo,  Roberto López y María Dolores Amorós, presidente y directores generales de la caja, respectivamente, volvieron a contratar los servicios de Nomura para buscar una solución de urgencia.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter