Erste Group Bank perderá 800 millones este año

No Comentado

La entidad austriaca Erste Group Bank tiene previsto perder entre 700 y 800 millones de euros. Entre las causas se encuentran la depreciación de activos en Rumanía y Hungría, así como su exposición a la deuda soberana de los países periféricos de la Eurozona. De momento, no devolverá las ayudas públicas recibidas.

Además, no abonará el dividendo correspondiente a 2011. Caixabank posee el 10,09% de la entidad financiera.

“Nuestras esperanzas de ver a corto plazo una solución de la crisis de deuda soberana de Europa han disminuido considerablemente en las últimas semanas y ahora asumimos que tendrá un impacto creciente sobre la economía real que también afectará a nuestra región, aunque de manera menos severa”, afirmó el consejero delegado de Erste Group, Andreas Treichl, quien destacó que la toma de medidas “radicales” pretende preparar a la entidad para afrontar un “periodo prolongado de incertidumbre”.

De este modo, el máximo ejecutivo de la entidad austriaca explicó que las medidas aprobadas han provocado que un resultado ordinario positivo de 700 millones de euros en los nueve primeros meses del año se torne en pérdidas, mientras que destacó que estas medidas extraordinarias no afectarán a la ratio de capital básico (core Tier 1), que espera mantener en el 9,2%.

En concreto, Erste Group ha recortado su exposición a deuda soberana de Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia a 600 millones, desde 1.900 millones, y asumirá un impacto de 180 millones en sus cuentas.

Asimismo, la entidad asumirá depreciaciones por importe de 312 millones en relación con sus activos en Hungría y provisionará otros 450 millones brutos adicionales en relación con la intervención del Gobierno húngaro en el mercado bancario doméstico y el aumento de la morosidad. Además, el banco austriaco anunció su intención de inyectar 600 millones de euros para recapitalizar su filial húngara.

El banco austriaco también amortizará en parte sus activos en Rumanía, hasta un importe de 700 millones antes de impuestos como consecuencia de la ralentización económica.

Por otra parte, Erste Group, en respuesta al significativo deterioro para las economías de la zona euro y como medida de precaución, la entidad aplazará la devolución al Estado de las ayudas públicas recibidas y propondrá en la próxima junta general de accionistas no abonar el dividendo correspondiente a 2011.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

El IEE prevé un crecimiento de la economía española del 3,3% en 2017 noticiasbancarias.com/economi…

Hace alrededor de 3 horas del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress