Los bancos afilan los precios

No Comentado

Madrid, 5 de mayo de 2011

Los precios del crédito y del pasivo, así como de las comisiones pueden convertirse en la tabla de salvación de un ejercicio complicado para la banca. O al menos esa es la impresión que queda cuando explican sus estrategias.

Desde hace algo más de dos años los bancos y las cajas comenzaron a cerrar el grifo del crédito. El argumento era que la demanda estaba cayendo y los proyectos solventes eran cada vez menores. “Los bancos queremos dar créditos. Es nuestro principal negocio”, repetían los banqueros.

El Gobierno impuso a las cajas su transformación bajo el argumento de que se convertirían en entidades más fuertes y, por lo tanto, tendrían más capacidad para dar créditos y así contribuir a la recuperación económica del país.

Pero ahora estos argumentos, en un abrir y cerrar de ojos, han cambiado. España debe desapalancarse en más de 300.000 millones de euros para salir de la crisis. O lo que es lo mismo las empresas, familias y las Administraciones Públicas tienen un exceso de endeudamiento que debe remitir. La solución, cerrar el grifo del crédito ahora con más argumentos y razonamientos. No se puede prestar.

Este es el nuevo mensaje que han comenzado a transmitir bancos, Gobierno y supervisor. El Banco de España lo dijo el martes:La recuperación del crédito tendrá que esperar. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, fue más tajante. “Un crecimiento suave o incluso negativo es lo adecuado”, señaló.

El director financiero de Banco Popular, Jacobo González-Robatto, también comparte estas opiniones. Aunque la entidad presidida por Ángel Ron sigue apostando por dar créditos, pero con matices, como todos.

El directivo quiso lanzar al mercado un mensaje positivo, como lo han hecho ya otros banqueros. Asegura que 2011 es “un año difícil”, pero espera que los resultados del banco mejoren a lo largo del ejercicio, pese a que la situación económica española no termine de despegar.

Las dudas de los inversores sobre la solvencia de España, recordó, se traducen en una prima de riesgo que encarece la financiación del Estado y, por ende, también la de las entidades financieras y particulares.

Y coincide con la opinión de todos sus colegas, “las hipotecas van a ser más caras”, lo mismo que el resto del crédito. La banca está trasladando el mayor precio de su financiación al cliente particular. Y por si esto no fuera suficiente, el hecho de que el crédito sea un bien escaso encarecerá todavía más su obtención.

A esto se le llama gestión de precios o de márgenes con clientes, algo que Popular, como el resto de los bancos, quiere mejorar para compensar el deterioro del negocio bancario.

Prácticamente todos los bancos han reconocido el daño que les ha causado en su cuenta de resultados la guerra del pasivo. Las altas remuneraciones por los depósitos irán por ello desapareciendo rápidamente.

El precio de los créditos así subirá más, mientras que el de los depósitos podría caer. Las comisiones, seguramente, subirán si no lo han hecho ya. La banca además reducirá costes con el cierre de más oficinas. Todo para intentar mejorar los resultados este año.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

La JUR desestima las primeras apelaciones de los afectados por la resolución de Popular expansion.com/empresas/banca…

Hace alrededor de 7 minutos del Twitter de Noticias Bancarias vía Twitter Web Client